lunes, 5 de abril de 2010

Los riesgos de rezar (si eres musulmán y estás en una mezquita cristiana)

Un grupo de turistas musulmanes austriacos fueron detenidos en una mezquita de Córdoba el miércoles pasado por intentar orar allí. En la mezquita, catedral desde 1236, está prohibido levantar oración a cualquier otro dios que no sea aquel de los católicos.

Curioso, porque para los musulmanes dios es el mismo en todas las religiones abrahámicas. ¿Y qué más da si se reza o no? Y si se lo hace, ¿no parece una mezquita o una catedral el lugar apropiado para hacerlo? Ciertamente no parece un crimen grave-- también a saber qué es lo que estaban pidiendo, porque igual estaban rezando por el fin del mundo occidental o la derrota del Barça mañana. Pero bueno, así es el fanatismo: lleno de fanáticos.

La importancia del tema es diminuta. La relevancia que las religiones tienen en un contexto global de largo plazo es muy poca. La humanidad siempre se ha desarrollado con una creencia en algo y las derivadas de Abraham ni si quiera son las que más tiempo han prevalecido entre los hombres. Y eso que todas, incluyendo las que ya no está o han evolucionado a otras, se consideraban eternas.

Desde el comienzo de la vida en la tierra, nuestro planeta ha estado supeditado a la necesidad del calor del sol. Este, como toda estrella, tiene una edad. Algún día crecerá exponencialmente para luego convertirse en una enana blanca. Pero para eso aún falta mucho. La vida en la tierra ocupa sólo una pequeña fracción del tiempo en el que el sol ha estado ahí.

El desarrollo de la humanidad, desde su evolución hasta la forma en la que la conocemos, es más corta aún. Los pocos miles de años en los que hemos reptado por el planeta podrían ser considerado como sólo dos segundos en un reloj ficticio que comience y termine con la vida del sol. Es absurdo pensar que estamos en un punto moderno o avanzado en nuestra sociedad, pues llevamos muy poco viviéndola.

Es por esto que el gran relato de la religión, considerándolo a través de lo poco que hemos vivido y de lo poco que puede seguir aportando a la civilización, parece un modelo que no podrá ser sustentado a largo plazo. Así, las querellas de dónde o no se puede rezar son nimiedades. En este punto de nuestra historia, aparentemente transitorio, ¿ayuda la religión al progreso o sirve más bien de ancla?

Noticia de El País por Manuél J. Albert
Foto de tochis

2 comentarios:

Dante dijo...

saludos, pues personalmente pienso que está siendo utilizada como ancla, como excusa para que la velocidad de desarrollo se reduzca, sin contar que influyen de manera negativa a nivel cultural, mi postura es que odio a los fannaticos de todo tipo...pero quiza los mas nocivos son los religiosos.

El Chico de la Cabeza de Huevo dijo...

( I _ I )

Pos me perdi en la parte donde se habla de los tipos de religiones dentro de las religiones o por las religiones...

Qu en los templos no se reza?... ya cambiamos hasta eso?


ash... chiste!

Huyo!

Publicar un comentario