martes, 16 de febrero de 2010

La curiosidad casi mata al gato

Un gatito llegó a un centro de rescate para animales por su propia cuenta con la cabeza atascada a una lata de comida. Sucedió en el Reino de Fife, Escocia. No está claro cómo hizo la gata para llegar al centro; la lata le fue retirada y el felino está en buen estado, reporta la BBC

La temática de ¿Entonces? ha sido bastante sencilla estas últimas semanas. O gatitos o modelos-- un psicólogo tendría un feriado conmigo, pero ¡qué más se puede pedir de la vida!* ¡Es un gatito con una lata de comida atorada en la cabeza! La única forma de que ese cuadro sea aún más adorable es que sobre el gatito vaya un bebé disfrazado de pirata, o algo así.

*Coches rápidos. La respuesta a "¿qué más se puede pedir de la vida?" es coches rápidos. Si lograra meter a Miranda Kerr en el asiento del pasajero de un Lambo y en la cajuela a un tigre, sería el hombre más feliz del mundo. 

Foto y noticia de la BBC

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cada día te superas!

Lyla Bokà dijo...

Ni que juera supervago...

Publicar un comentario