viernes, 26 de febrero de 2010

La ballena asesina ídem

Para quienes hayan estado en otra dimensión estos últimos días y no se hayan enterado, una orca ha matado a su entrenadora en el SeaWorld de Orlando, Florida. Durante la función vespertina la ballena asesina llamada Tilikum tiró de Dawn Brancheau, su entrenadora, metiéndola en su acuario y propiciándole ahí lo que los oficiales del parque han llamado "heridas mortales". La orca está relacionada con dos muertes más, una en 1991 y otra en 1999. Este accidente ha abierto una página más en el debate sobre el adiestramiento de animales salvajes en cautiverio.

Plinio el Viejo describió en uno de sus libros de Historia Natural a la ballena asesina de la siguiente manera: ¡Joder qué pez tan grandote, chaval!, de lo que podemos concluir que la ballena asesina lleva más tiempo como cazadora implacable en el ápice de la cadena alimenticia que como atracción de los acuarios. También hay que hacer una reflexión sobre la absurda magnitud de los cetáceos y lo complicado que es para los seres humanos, con la excepción de Aquaman, sobrevivir en situaciones submarinas con animales que sin realmente intentarlo pueden aplastar a cualquier humano que no sea Aquaman.

Así que ballenas asesinas, ¿no? ¿De qué actitud de las ballenas vendrá tan presagioso nombre? Por eso es que hay que decirles orcas, es un nombre menos difamatorio.
Película recomendada: "Orca: ¡La ballena asesina!" de Dino De Laurentiis. Es como tiburón pero con un protagonista menos racista. A todos esto, ¿qué hay con eso de que las ballenas asesinas van de blanco y negro? ¿Se les dañaron los colores? Es un look muy 1920, si me preguntan.

Noticia del Washington Post
Foto de Brian Auer

3 comentarios:

PrincesaQuil dijo...

Liberen a Willy!!!! Pobre ballena encerrada en esa piscina cuando podría estar paseando por las playas de Ecuador haciendo su agosto y apareandose mientras las vemos de lejos.

María José Casco Maldonado dijo...

La verdadera culpa siempre será del ser humano. Siempre encerrando a los animales, maltratandolos...al final ellos se revelan. Lástima por la entrenadora, pero ojalá la sociedad analice está situación y deje de tener ballenas como "espectaculo de circo".

Arturo Cervantes dijo...

Ya van tres... Seguro los dueños de SeaWorld esperan más asesinatos para liberarla. O de pronto la mantienen, porque al paso que va, Tilikum está llamada a convertirse en toda una celebridad. (se da duro con la tortuga George).

PD: No soy un enfermizo defensor de animales ni estoy afiliado a Greenpeace. De hecho, si me da pereza, no alimento a mi mascota y punto. ¡Pero esto ya es el colmo de esos seres que sólo miran con ojos de dólares!

Publicar un comentario