jueves, 5 de marzo de 2009

Cómo avanza mi Guayaquil

Qué hermoso es mi país, Guayaquil. Donde antes habían baches, hay ahora huecos; donde habían huecos ahora hay fosa; por toda la ciudad cada uno literalmente es trinchera. Mira los Ceibos, por ejemplo, hace cinco años habían sólo cuatro carriles de un lado para el otro-- ahora siguen habiendo cuatro, pero estos van serpenteando entre las obras i si no sabes dónde mismo hay que hacerle un quiebre de cadera al destino. Once que te vas a ir llevando o bien las calabazas o bien los hormigones.

Pero mira tú lo bien que se está con el túnel que cruza el San Eduardo. Ese sí lo han hecho en dos patadas i dicen los que saben que atravesarlo es una gozada que hasta se puede hacer con el embrague a fondo. Lo que no sé es por qué está ahí, si nadie necesita ir tan desesperadamente a la Barcelona o la Martha Bucaram, qué te cuesta ir por la avenida Milagros, yo sé que nadie le dice así pero es la que cruza de la Barcelona hasta la Católica, tú sabes cual.

Y la otra vez me fui a comer al Ñato, i mira que ahora hasta hacen show ahí dentro. Vinieron unos tipos i como que nos pidieron el billete, el reloj, las medias i el medio costillar que me estaba comiendo. Yo sé que eso era un montaje, porque en mi vida he visto a tantos policías por las calles, qué manera ah, no creo que se hayan dado a la fuga si la ciudad la veo armada hasta los dientes, si además de los pacos por suerte tenemos la seguridad privada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario