jueves, 8 de enero de 2009

La iguana homosexual

La iguana rosa tiene su historia. No por nada ha estado escondida todo este tiempo, después de todo, ya sabemos cómo está aquello de ser homosexual en nuestro país. I la iguana también lo sabía; ha aprovechado la reforma constitucional para dejarse descubrir, aconsejada también por su amigo la Pantera Rosa. Pero ésta no es la primera vez que la Iguana Rosada hace una aparición pública, i mucho menos la más lucrativa.

Cuenta la historia que la Iguana Rosada apareció por primera vez por allá por Hawai. Ahí conoció a un hombre que también sorprendía al resto de su especie por el color de su piel, un tal Obama. Cuando el hombresuelo le dio, a través de su gran poder retórico, la fuerza i la valentía para hacerse conocer por los hawaianos --gente muy famosa por el invento de ponerle piña a la pizza-- pasó lo inesperado. Eran los años setenta por aquellos entonceses i la iguana decidió dejar el armario justo cuando llegó la época en la que la cresta de la ola de los halucinantes psicodélicos se estrellaba. Unos dijeron que se estrelló en San Francisco, pues ahí es donde ésta ola nació, pero la verdad geográfica es que las olas que nacen en California mueren en Hawai.

Así, cuando la ola estrelló, la gente que vio a la Iguana Rosada no la tomó en cuenta, pues creyeron que era un secuela de la vida disipada que venían llevando durante los 60s. Lo mismo le sucedió al Elefante Rosa, pero esa es otra historia, sobretodo porque el elefante rosa sigue escondido con su hermano, el prisionero político Elefante Blanco, i aún no quiere salir. La iguana sobrevivió con los ingresos que recibía por el club nocturno que había abierto en una de las islas, pero poco a poco su vida fue volviéndose más triste.

Viendo que revelarse en Hawai no fue tan buen idea después de todo, la iguana, deprimida i desamparada, quiso ir a un lugar paradisiaco para los reptiles marinos. Así, después de hablarlo con un  oso amarillo alemán, fue convencida a ir a las Islas Galápagos. Su vida ahí fue muy tranquila, pues la gente que habita aquellas islas no se preocupa por la naturaleza- i los turistas que acuden a ella sólo ven los puntos que el ministerio considera adecuados. El resto de la historia ya lo conocéis: vino Rafael Correa i su apoyo a los grupos homosexuales; eso, i la crisis económica que sufría la iguana, la llevaron a acercarse a la prensa. Ahora vive tranquila vendiendo sus fotos, prueba de que, aunque los momentos sean muy duros, basta con ser una iguana ingeniosa para salir adelante.

1 comentario:

LaMar dijo...

jajajajaj...ahora la culpa no es de todos....

la culpa es de la iguana...rosa

Un abrazo

Publicar un comentario