lunes, 30 de julio de 2007

300













¡Dis is "¿Entonces?"!


Parece que fue ayer, 27-28 de Diciembre de 2005, cuando recién abrí este espacio. Era de fondo rojo, letras blancas i títulos anaranjados. Luego pasó al gris-celeste-rosado-blanco que duró por un par de años-- hasta llegar al presente amarillo-rojo-negro. En ese transcurso han habido una serie de artículos muy distintos el uno del otro, los cuales han ido dando identidad a este espacio. Hoy, 300 artículos después- sin contar aquellos que borré en el camino- debo afirmar que he aprendido muy poco pero he ganado mucho. Agradezco a todos los lectores que me acompañan en el proceso.

A veces uno lee que para hacer una buena bitácora se necesita una página ordenada, atractiva, titulares cortos, contenidos de gran alcance, promocionarse, hacer hiper-vínculos, etc.
Lo cierto es que lo que yo considero que lo más importante en un espacio de estos- i en cualquier expresión de esta índole- queda siempre relegado (o es completamente inexistente) de todas las listas para "tener éxito": el contenido. Claro, es útil que tenga un orden temático i es bueno que la redacción se encuentre sin errores ortográficos-- los únicos dos aspectos que se suele considerar si es que se toma en cuenta 'el contenido'--, pero el orden i la ortografía son sólo una pequeña porción del contenido.

Así como es difícil para el hombre tener una sola faceta, siento que es poco natural que las bitácoras electrónicas se deban a un solo tema. Es complicado, también, que todos nos manejemos bien en el idioma tecnológico con el que están codificadas las páginas que usamos. "Si supiera como hacerlo lo haría", escribió un desaparecido escritor. ¿Escritor? ¿Tener un espacio de estos nos convierte acaso de la noche a la mañana en escritores? En un lugar donde cualquiera puede tener múltiples bitácoras con sendas identidades, ¿puede nacer un Escritor?

No creo que la mayoría tenga hambre de fama o sed de gloria, sino necesidad de compartir, relacionarse, aceptar i ser aceptados. Un poco disfuncional, pero nadie me lo está preguntando. Ya se han visto un par de cosas interesantes en estos neo-espacios: insultos, pezones, amenazas de muerte, amenazas legales, reuniones en las que uno no es Juan Pérez sino que es de The Next Neo, difamaciones, en fin. ¿Es esto la primera consecuencia de tener bitácoras o un efecto lateral, alejado de una finalidad más noble? Ni lo uno ni lo otro, pero de que llevamos el rumbo errado, llevamos el rumbo errado.

El problemas es que básicamente nunca hubo un lugar al que apuntar. Los que dieron con ese lugar que garantiza apropiarse de un espacio, creo que lo hicieron de casualidad. Experimentando. Pero por cada uno que encuentra El Camino de los Ladrillos Amarillos habemos miles de átomos erráticos dando tumbos por la tan correctamente llamada Blogalaxia. Quizás haga falta otros 300 para encontrar, encontrarse i ser encontrados. Pero, más que seguro, no hay otros 300 que garanticen que se pase por aquellas puertas. Porque no es ni entre 1 i 3,000 que se encuentra el acierto, sino nada más que en uno.

7 comentarios:

Anita dijo...

una vez mas me entretengo leyendo tus articulos que siguen siendo igual de interesantes que cuando te conoci... muy buen camino para expresarse... lejos de ser escritores somos humanos plasmando ideas diarias.. FELICITACIONES por tu articulo numero 300 ...AJHUM!

Santhros ibn Shinu dijo...

De cierta manera si somos escritores, no se si seamos buenos o malos, ó peor aún, podríamos ser unos mediocres.

En las bitácoras se escribe de todo, pero no lo hacen todos. ¿Eso nos hace especiales? Honestamente, no lo creo, tampoco es que lo hayas manifestado, valga la aclaración.

Y si, han pasado muchas cosas. Ha habido desde los ataques, los líbelos, los hateblogs hasta las más puras muestras de una forma de literatura y de periodismo incipiente aún, pero que promete mejorar sustancialmente. Puede ser que al ser alentado por fines más loables, y libre de las presiones editoriales, comerciales y políticas, los blogs en el futuro puedan llegar a ser algo más que espacios de contenido inorgánico en línea.

Estoy divagando... vagando.

Berni dijo...

Concuerdo con Santhros.. realmente las bitacoras ofrecen una libertad creativa unica nos permite expresar a una audiencia invicible a una velocidadmas rapidad que la radio y una cantidad de lectores que pueden ademas de leer evocar criterios para asi lograr el objetivo de toda comunicacion inteligente: aprender algo...dentro de este contexto de libertades creo que es uno mismo quien debe definir a conciencia bajo que parametros de diferencia un escritor verdadero, ya sea por su calidad ortografica, creativa, literaria o tal vez por solo ver cosas que nadie mas lo hace y escribir sobre algo que aotos nos llega pero a nadie le gusta. no lo se por mi lado te felicito por tus 300s y espero que sigas adelante bro ... see you around campus...

Jorge Luis Pérez dijo...

"Una vez mas me entrego leyendo tus artículos"...

¡Este es el glamour que me mantiene en esto!

Autómata dijo...

no recuerdo como llegué aquí pero ahora este blog es mi lectura habitual, esto de los blogs más allá de hacernos escritores (escritores son los que escriben libros), como bien tu dijiste nos hace personas que quieren compartir algo, tal vez en medio de tanto post, video, link, foto y demás habrá algo rescatable que nos haga crecer un poquito al menos, chuta 300, felicidades...

kevinhurlt dijo...

parece que fue ayer cuando comentábamos que tus posts valían verruga

luego llegaron los premios

Jorge Luis Pérez dijo...

Rafael: ¿Cómo se llamaba esa revista en la que salían los seis mejores artículos de un determinado periodo? ¿Cuántas veces salí, sin ser marido de ninguno de los que la manejan? ¿Hace cuánto fue eso? Si a ti no te gustaba lo que escribo o lo que escribí, lo siento mucho. Yo escribo solamente para ti.

Publicar un comentario