viernes, 18 de noviembre de 2011

Odio al medio ambiente

A Doménica Chávez

¿Mapuche, Sarayaku, Guacamole, Yasuní, Lago Agrio? ¿Qué tienen de especial esos territorios que no se los puede explotar? ¿Vida? ¡Ay, plantitas! ¡Animalitos! Que se jodan, que se adapten o que se muden a la ciudad, que es lo que hicimos todos. No vaya a ser que por unas plantas que ni sabemos cómo se llaman o por un mono que nada ha hecho por mí ahora el país se vaya a quedar en la cola del desarrollo, porque, a diferencia de los animalitos/arbolitos, el petróleo sí tiene un valor cuantificable en la única escala que ale en esta vida, la del dinero.

Mi carro no funciona con zuricatas ni con buenas intenciones. Y hace unos años, ¡ni sabíamos que estas vainas existieran! Pero no, ¡jefe indígena muy triste! ¡Jefe indígena no importarte! Jefe indígena, ante todo, debería ponerse una camiseta, que estás saliendo en la tele, indecente. -¡Pero esa es su cultura! Su cultura es mediocre, qué te diré. ¿O vamos a dejar que los iraníes apedreen a sus mujeres porque esa es su cultura?

La gente que está en contra de la explotación del amazonas, y cosas de la naturaleza en general, no tiene visión a largo plazo. La selva vuelve a crecer. Es casi como las uñas en eso. Es a lo que se dedica. Mirad esos pueblos a los que la selva se comió. ¡Ya está! El petróleo es limitado y el momento correcto para explotarlo es ahora, puesto que luego ya se inventará alguna cosa que saque energía de las buenas intenciones engreídas de los hipócritas que están en contra de todo lo que hay que estar en contra para quedar bien con los otros homosexuales de la izquierda y ya no hará falta el petróleo ni será cotizable. Sin embargo, resulta que ahora sí lo es.

No sólo vuelve a crecer la selva, si no que las especies, en general, se extinguen. ¿Sabía usted que el 99% de las especies que han vivido alguna vez están extintas? ¿Qué es una más o una menos, con estos números? ¡Oh, el monito ese en el que sólo pienso cuando hablamos de este tema, qué será de él! Si son tan importantes esos animales, que lo demuestren. Que evolucionen dígitos opuestos y que fabriquen metralletas y se defiendan, que aniquilarlos es casi antideportivo. ¡Casi!

Siento que hay demasiados árboles. El aire sigue transparente, eso es bueno. Averiguemos cuál es el mínimo posible de árboles con el que se puede vivir y ya dejémonos de vainas. Y si los animalejos no quieren que los maten, que se muden al puto zoológico.


Foto de dotlizard

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Claramente tu ignorancia sobrepasa los límites tolerables, desgraciadamente llegué a esta página por error y créeme que haré lo imposible por nunca regresar. Creo que nunca había comentado un artículo pero realmente resulta tan desmotivante saber que existen personas con una forma de pensar tan absurda como la tuya. Está demás explicarte todas las razones por las cuales es necesario conservar las especies y evitar su extinción, pues con solo ver tu redacción está claro que no tuviste una formación adecuada. Deberías escribir artículos solicitando al Gobierno que mejore la educación, derecho al cual al parecer no tuviste acceso.

Anónimo dijo...

Lamento y me deprime la ideologia y forma de pensar de personas como tú, Jorge Luis Pérez. Una "persona" masivamente ignorante, que cree ser alguien "culto" por creer que no deberian existir animales y selvas, y que deberiamos vivir con la cantidad minima de arboles en la Tierra. Que pena pensar que para ti, el dinero es mas importante que "plantitas" o "animalitos"... creo que dichos "animalitos" razonan mas que tu. Tengo 15 años y me agrada pensar que soy mas humano, racional, empatico y realista que alguien de tu edad. Segun tu forma de pensar, es bueno y normal vivir en un pais lleno de capitalismo, consumismo, fabricas, contaminacion, armas ("...que fabriquen metralletas y se defiendan"), ambicion economica y egoismo. Yo tampoco habia comentado un articulo via Internet jamas en mi vida, pero es increible y penoso que exista gente que piense asi. Deberias regresar a la secundaria, o mejor a primaria.

Publicar un comentario