miércoles, 30 de noviembre de 2011

Ars vacancia

Quito, 2007
Estoy de vacaciones en Quito. Así es, he decido que no quiero si quiera recibir oxígeno, y aquí me he. La última vez que vine a Quito, por cierto, fue para sacar mi visa de estudiante, y de eso son cuatro años de Madrid y todo lo que Madrid representa para mí. Un sinnúmero de caras, palabras y gestos que posiblemente definan lo que seré hasta el día que ya no sea.

Pero basta de cosas alegres, estoy de vacaciones. Siento que estas son mis primeras vacaciones en mucho, mucho tiempo, porque antes, cuando salía de vacaciones, era yo quien tenía que conducir, aparcar, buscar hotel, organizar, plantear rutas, seguirlas, establecer horarios y rutas eficaces. Ahora, nada de eso. Hoy me desperté al medio día y no voy a hacer mucho más que eso.

Las vacaciones, entonces, pueden ser dos cosas muy distintas según el número de obligaciones organizativas que tengas. Sin embargo, yo soy de los que prefiere organizar. Detesto que dispongan de mi tiempo, o salir sin mi coche, o tener que esperar. Quizás estas vacaciones sean, a fin de cuenta, no sólo un descanso de organizarlas, sino también un descanso de mí mismo y me obsesión por controlarlo todo. Sea como sea, Quito y sus 3000 metros de altura parecen ser el lugar adecuado.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Ideas para hacerse rico, gratis

Ando chiro, pero se me han ocurrido dos ideas para hacerme millonario; pero como tengo más, las voy a compartir gratis. Así soy yo, un hombre desinteresado. Sólo quiero el 20% de lo que genere la idea para quien la desarrolle. La primera es para una serie de televisión. Se llama ,,El hombre de los 6 millones de minutos", en la que un hombre sufre un trágico accidente con la licuadora de su casa y reemplazan la tibia y el peroné por un teléfono móvil.

Estando este en su pierna, no le sirve para llamar por teléfono, mas sí le sirve a Ran Tan Tan, su pastor alemán con un talento casi humano para comunicarse. Juntos, y atravesando muchas peripecias, se convierten en los dueños de una empresa de telecomunicaciones y, finalmente, en millonarios. The End.

¿La otra idea? ¿Que no es vale con esta? Pues la otra, sin entrar a mucho detalle, implica mucho velcro y las paredes y las copas de un bar, Velcro Planet.


Foto de Beverly & Pack

viernes, 18 de noviembre de 2011

Odio al medio ambiente

A Doménica Chávez

¿Mapuche, Sarayaku, Guacamole, Yasuní, Lago Agrio? ¿Qué tienen de especial esos territorios que no se los puede explotar? ¿Vida? ¡Ay, plantitas! ¡Animalitos! Que se jodan, que se adapten o que se muden a la ciudad, que es lo que hicimos todos. No vaya a ser que por unas plantas que ni sabemos cómo se llaman o por un mono que nada ha hecho por mí ahora el país se vaya a quedar en la cola del desarrollo, porque, a diferencia de los animalitos/arbolitos, el petróleo sí tiene un valor cuantificable en la única escala que ale en esta vida, la del dinero.

Mi carro no funciona con zuricatas ni con buenas intenciones. Y hace unos años, ¡ni sabíamos que estas vainas existieran! Pero no, ¡jefe indígena muy triste! ¡Jefe indígena no importarte! Jefe indígena, ante todo, debería ponerse una camiseta, que estás saliendo en la tele, indecente. -¡Pero esa es su cultura! Su cultura es mediocre, qué te diré. ¿O vamos a dejar que los iraníes apedreen a sus mujeres porque esa es su cultura?

La gente que está en contra de la explotación del amazonas, y cosas de la naturaleza en general, no tiene visión a largo plazo. La selva vuelve a crecer. Es casi como las uñas en eso. Es a lo que se dedica. Mirad esos pueblos a los que la selva se comió. ¡Ya está! El petróleo es limitado y el momento correcto para explotarlo es ahora, puesto que luego ya se inventará alguna cosa que saque energía de las buenas intenciones engreídas de los hipócritas que están en contra de todo lo que hay que estar en contra para quedar bien con los otros homosexuales de la izquierda y ya no hará falta el petróleo ni será cotizable. Sin embargo, resulta que ahora sí lo es.

No sólo vuelve a crecer la selva, si no que las especies, en general, se extinguen. ¿Sabía usted que el 99% de las especies que han vivido alguna vez están extintas? ¿Qué es una más o una menos, con estos números? ¡Oh, el monito ese en el que sólo pienso cuando hablamos de este tema, qué será de él! Si son tan importantes esos animales, que lo demuestren. Que evolucionen dígitos opuestos y que fabriquen metralletas y se defiendan, que aniquilarlos es casi antideportivo. ¡Casi!

Siento que hay demasiados árboles. El aire sigue transparente, eso es bueno. Averiguemos cuál es el mínimo posible de árboles con el que se puede vivir y ya dejémonos de vainas. Y si los animalejos no quieren que los maten, que se muden al puto zoológico.


Foto de dotlizard

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Hacer el feo en FB con tu foto

Soy una persona fijona, no puedo evitarlo. Las cosas están ahí, tengo que verlas. No puedo no notar algo. Y en esta lógica, he notado mucha gente haciendo algo que creo que es muy feo en Facebook con sus fotos de perfil, y es eso de claramente salir abrazando a alguien en la foto pero luego ponerla cortada. ¿Qué es eso? Es demostrar que nadie te ha considerado como para tomarte una foto sólo y que en el mundo únicamente hay fotos tuyas porque sales con alguien más. Y luego, a esa persona ¡zas! la cortas de la foto.

A ver, que la solución tampoco es poner a la persona entera, pues lleva a confusiones sobre quién es el dueño del perfil y quién es el amigo. Las feas, a todo esto, suelen hacer eso bastante --las muy trapicheras-- y salir junto a alguna amiga guapa, como si por ósmosis saldrán ellas de mejor manera. A todo, ponerte con tu amiga guapa en el perfil sólo sirve para desilusionar a largo plazo y para tener una referencia comparativa sobre lo fea que eres.

Las únicas personas que tienen permitido poner en su perfil una foto de alguien más con alguien más son quienes tienen una clara diferencia en la foto, como puede ser una pareja heterosexual, un padre con un bebé, un civil con un famoso, o un blanco con apellido y un moreno del campo. A todo esto, la persona cortada de la foto, ¿en qué situación se encuentra? ¿Tiene el derecho de pedir al dueño del perfil que la quite de todo o que la ponga del todo? ¿Puede pedir porcentajes? ¿Alturas? ¿Es correlacional el grado de cms que sale con en grado de amistad entre las personas? ¿La gente de autoestima baja, puede incluso recortarse a sí misma? ¿Qué piensan los emos de cortarse en las fotos?

-Ey, Alberto, tienes que sacarme un poco más en tu foto, por lo menos, hasta el ojo derecho, pero córtala entre mis cejas, que no quiero que la gente se entere que soy cejijunto.


Fragmento de foto de Lutz R. Frank.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Jesús era francés

La evidencia es abrumadora, Jesús era francés.

1. En vez de irse de cabareteo en su última noche, se va a una cena.
2. 12 amigos, una amiga.
3. Flaquito pelón y barbudo.
4. Fetiche con los pies: Eso de sacarse la arena de las zapatillas en señal de protesta y eso de que le lavaran los pies con el cabello. Cosas muy raras, chico.
5. Sirvió vino en la última cena.
6. Además, llegó al punto de metafóricamente referirse a su sangre como vino.
7. Se besaba con hombres.
8. Impecable vestir.
9. Nunca ganó una guerra.
10. Admirador del pan.


Foto de tonystl

lunes, 7 de noviembre de 2011

Mariella, en etapas

Mariella en pretérito perfecto simple aprendió de su papá a comer sánduches de mantequilla con mermelada de frutimora, nunca supo como doblar la lengua en dos, dijo varias veces mentiras y pasó toda la primaria enamorada de un niño rubio que amaba hacer cohetes de botellas de coca-cla.

Mariella en pretérito imperfecto odiaba escribir en cursiva, lloraba con las canciones de Roberto Carlos, fumaba a escondidas con sus amigas, y se creía una niña buena.

Mariella en pretérito pluscuamperfecto ha desmentido a las protagonistas de las novelita de Harlequín que leía de niña. Ha evitado los baches en la acera saltando de un pie a otro, ha dejado de creer en los fantasmas, y ha cambiado la cerveza por el vino como su trago favorito. Mariella en presente crece en muchas y variadas direcciones. Le teme al monstruo que vive en el armario, literal y poéticamente. Ama a sus amigos, llama Ana Banana a su sobrina y lee a Andrés Caicedo.

Mariella en futuro, será más sensata y menos pendenciera. Escuchará consejos. Reirá y escribirá más. Intentará preparar sufflé, se volverá a enamorar y eventualmente empacará sus maletas y se irá. Porque quiere y porque finalmente se siente lista para hacerlo.

Por Mariella Toranzos.
Foto por Zen