martes, 14 de julio de 2009

¿Un clavo saca a otro clavo? ¿En serio?

No sé cuánto sabía de carpintería el imbécil al que se le ocurrió esta frase, pero eso no funciona así, ni de broma. De hecho, el otro día traté de hacerlo y lo único que ocurre es que te quedas con una tabla con dos cicatrices-- y no hay un "el tiempo lo cura todo" que arregle eso. ¿Cómo rayos se puede sacar un clavo con otro clavo? Se los saca con la uña del martillo, la verdad. Si tratas de medio meter el clavo bajo la cabeza del que ya está puesto, lo que vas a hacer es romperle la cabeza. Y dejar un clavo ahí para siempre.

Después de analizar profundamente la incompetencia del pseudo carpintero que acuñó esta trillada e incorrecta frase, me di cuenta de que lo que sucede es que subconscientemente se asume al oír esta vaina que el clavo está clavado. A lo  mejor es "para sacar un clavo de un apuro" o para "sacar un clavo a pegarse unas copas", ahí sí cambiaría la ecuación un poco, pero tampoco veo la lógica detrás de esto.

Si éste principio no funciona ni para la madera, ¿cómo es que funciona como consejo para el corazón? Y qué, ¿acaso estamos diciendo que mi relación anterior era metálica y puntiaguda? Porque yo no podría tener una relación con nada que acabe en punta, la verdad. Y si no voy a tener una así, ¡peor dos! Si ya eres tan gil como para atravesarte con una herramienta, sí puede que seas tan tonto como para creer que otro objeto punzante te pueda aliviar el dolor. Si es así, al próximo animal que me salga con esta le parto un dedo y se lo clavo a su muñeca, lo dejo con otro clavo y le digo "a ver, pana, explícame bien cómo te sales de esta".

Imagen de http://upload.wikimedia.org/

5 comentarios:

Anónimo dijo...

mmm Jorgito yo creo que se refiere al organo reproductor masculino "un clavo" saludos! Buena ironía. Y un clavo definitivamente no saca a otro clavo pero te hace sentir mejor! Tal vez debería ser: un clavo me hará sentir mejor que otro clavo!

Jorge Luis Pérez dijo...

Si hay una calidad fálica en el clavo, medio turro, digo, por lo de las dimensiones. Pero si nos vamos a ir por ahí, podría ser "un mazo saca a un martillo". Qué se yo. Mejor me voy a dormir.

Anónimo dijo...

Pues déjame decirte que el que no sabe nada de carpintería (ni de lo que habla) aqui es otro... físicamente es posible hacerlo al meter un clavo desde el punto exactamente opuesto del lugar en donde está clavado el primer clavo, entiendes? así la presión ejercida por el segundo en su intento de entrar en la madera pues obvio que terminará sacando al primero es simple... en eso se basa el consejo de que una nueva relación puede ayudar a olvidar y superar a una anterior... con ese comentario acerca de tu "análisis profundo" (que risa me das) de la frase del "pseudo carpintero imbécil" asi es que lo denominas? solo dejas ver una pobre imagen de ti... por qué mejor no te dedicas a otra cosa? y dejas de insultar sin siquiera pensar en lo que escribes...

Jorge Luis Pérez dijo...

Espera, me estás sugiriendo clavar otro clavo en el lado opuesto de la tabla va a sacar al primer clavo? Si sabes lo complicado que sería darle exactamente a la punta del clavo para que salga? Además, señor don genio de la ebanistería, los clavos son para fijar dos tablas donde no se puede usar un perno mariposa o un tornillo con fijador-- lo sé porque armé mis muebles con mis propias manos. ¿I a quién estás defendiendo aquí? ¿Al gremio de carpinteros?

Anónimo dijo...

Defiende su dignidad, de seguro con tu "exquisita" barriga al estilo de Homero, le quitaste alguna pelada al mancito
L.Q.Q.D

Publicar un comentario