lunes, 14 de mayo de 2007

Regazos - Club de las Garotas Tristes

Nueva etiqueta "¿Qué?" con una compilación de todas las parodias que he hecho, para los incautos que se las han perdido.



El Club de las Garotas Tristes


Regazos

7/05/07

Tengo un agudo dolor en el intestino- el origen del mismo se remonta al quinto mes de gestación. Sobre el dolor puedo de decir que empezó hace una semana, que fue hace casi siete días, que lleva ya 168 horas conmigo i que desde hace 10080 minutos no me deja solo. Debería maldecir a este maldito dolor intestinal que cargo i que me impide digerir normalmente. Debería quejarme por el hinchazón que me hace parecer como infante-invadido-de-áscaris. Debería estar molesto por el color verde pastel- tan representativo de Rafael Correa -que adorna la parte inferior de mis retinas. Debería encontrar al responsable de mi dolor intestinal i pegarle como Mayweather le pegó a De La Hoya.

Pero no. Este dolor me ha hecho distraerme del verdadero dolor que me aqueja en lo más íntimo de mi ser: Una mujer que habla mal de mi. Así es, Paulina Rubio- ya me enteré que ahora que estas casada pasas horas de horas criticándome frente a tu esposito. Paulina, desde hace mucho tiempo tu no eres para mí más que una de las tantas cantantes mexicanas famosas con las que he compartido noches de lujuria, alcohol, pasión desenfrenada i torta de choclo. Eres un cero a la derecha después del punto decimal. La gente, como muchas aves migratorias, viene i va. Como diría Maelo Ruiz: "Si del cielo te caen limones aprende a hacer limonada".

Ya me contaron como te expresas de mi: con desdén, con odio, con furia, con comportamiento no verbal agresivo. Sé que cuando te preguntan si sigo vivo tu simplemente respondes: "Sigo ahorrando para el sicario". Te aviso, entonces, mala mujer que hoy renuncio a tus negocios sucios- pero que si te hace falta un amigo, si te hace falta un concejo acordate del concejo provincial del guayas que siempre estará dispuesto a ayudarte en lo que sea, cuando llegue la ocacsón i que no hay mejor ocasión que el día de las madres para ir a San Marino a comprarle algo a tu mamá, para que termines con esa angustia que todos los hijos sentimos cuando el segundo domingo de mayo se avecina i nos vemos con las manos vacías, para que termines con ese miedo i que de una vez termines con esta oración absurdamente larga que parece que se va a acabar pero comienza nuevamente, como "Tren al Sur", i que cada vez se parece más al cuento de la pareja que se va a bucear i se les acaba el oxígeno.


Pero me alegro de que mis cálculos intestinales me vayan a mantener sufriendo por las próximas dos semanas, porque así no me acordaré de que te casaste con ese tipo tan feo, teniendo la posibilidad de casarte con un tipo tan guapo como yo. Me siento decepcionado, como si fuera un hombre que quería casarse con una celebridad i no pudo, o como un hombre al que lo cambiaron por otro ménos guapo, o como un hombre que quería casarse con una celebridad i no pudo. Te odio, Paulina Rubio. Te odio. Pero para que creas que me hago el indiferente nomas escribo sobre esto, para que creas que no me importas. Porque si no me importases, no me hubiera mandado todo esto, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario