martes, 4 de octubre de 2011

¿Sabes qué me cabrea? Los nombres de las discotecas

El otro día inauguraron la discoteca ,,Sasha'' en la Victor E. Estrada. Y hoy me pregunto cuatro cosas: Si este amor germinó en tu alma, si se lo llevó el viento, o naufragó en el mar, y por qué mismo es que tienen que cambiarle el nombre a cada discoteca o bar de la ciudad en lapsos de cuatro meses. Porque, a fin de cuentas, igual tenemos que pasar por el siguiente trámite:

¿Dónde es Sasha?
-Donde era Byres.
-¿Y eso dónde era?
-Donde era Recoleta.

¿Y conociste Rolings Tone?
-No, dónde es eso.
-Donde era Walker.
-¿De los de Frodia?
-¿Qué es Frodia?

-Ah, tú dices los de Black, que es donde era White pero empezó como Fly.
- No, creo que esos son los de Vayú, o sea, Shoko.
-Sabes qué, me voy a hacer mormón.

Yo recomiendo que le dejemos los mismos nombres a todas las cosas. Los clientes haremos la matemática de que cada temporada la decoración cambiará con el honorable propósito de que vuelvan los clientes de la clase social que asistía al momento de la inauguración. Lo que está sucediendo es que la ciudad se va a quedar sin nombres coherentes para las discotecas. Y, hasta mientras, nos vemos en Asia de Cuba.

Foto de Fashion_luva

No hay comentarios:

Publicar un comentario