martes, 5 de febrero de 2008

Adios Don Petro

Los Sábados i Domingos, siempre yendo a la playa, mi viejo sintonizaba CRE para que Petronio Salazar, con su clarísimo relato, insista con Barcelona. C R E, la radio que domina, i vamos, hicha, empuja, que el partido se termina. Cuando mi viejo nos contó a mi hermano i a mi que era amigo personal de Pepe Salazar, creí que mi viejito era una especie de celebridad sólo por conocerle.

Compre ya Doña Petrona, lo mejor. Joyería Martita. Frases que me suenan sólo porque Petronio Salazar las repetía incesablemente, como si él mismo hubiera inventado eso de meter la publicidad durante el propio partido. Sencillo i apurado, te pintaba el partido clarísimo, que faltaba ser gil para no entenderlo.

Las pocas veces que nos cogía el fútbol en casa i no el carro, aprendí de mi viejo el placer de bajarle el volumen a la tele i directamente ponerlo a Petronio. No sé si será casualidad, pero desde que Petronio andaba enfermo mi viejo ya no ponía el fútbol. Las veces que lo recordamos, siempre en el carro, decía apenado, pues sabía de su enfermedad, que ya no quedaban periodistas como él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario