jueves, 20 de diciembre de 2007

De Superman y el periodismo

A la panadería de la Católica

Superman: ya se sabe que el man es uno de los super-héroes con mejor mythos y peor gusto para el vestuario de todo el universo del comic. Pero hay un aspecto poco explorado de la personalidad de Superman- o mejor dicho, de su alter, Clark Kent... mejor evitando el tema de quién es el alter de quién, si Kal-el tiene dos personalidades, Superman y Clark, o si Superman nació Superman y Clark es su alter, o si Clark es la parte dominante porque así lo criaron los Kent, quiero explorar la parte periodística de Clark Kent.

Clark Kent, como deben saber, es un periodista en el Diario Planeta. Trabajar en un medio de comunicación le da a Kent una buena excusa para estar cerca de los desastres- bastante frecuentes -de Metrópolis. Después de leer los cables o escuchar algún hecho noticioso, Clark tiene la oportunidad de meterse en una cabina telefónica-- o, si la cabina es de vidrio, meterse por una puerta giratoria, para salir como Superman a salvar el día. Pero, ¿qué hay de la noticia? Ahí está el man, volando con la chica que acaba de rescatar de ese incendio en ese edificio al que los bomberos no se atrevían a entrar, ¿qué le cuesta a Superman hacerle una pequeña entrevista a la chica?

Imagínense todos los Pulitzer que Kent podría ganarse. "Bizarro, antes de mandarte a la dimensión Gamma, quiero saber cuáles son tus impresiones sobre la crisis futbolística porteña", o "Mongul, usted que es emperador destronado, siente alguna simpatía por El Loco?", "Señor Luthor, se siente usted aludido por la palabra 'pelucón'"? Puta madre, como estudiante de periodista que mis padres creen que soy, debo plantear todas estas preguntas. O sea, la responsabilidad laboral de Superman es ciertamente importante, pero ¿qué hay de la de Clark? ¿Por qué no se toma el pana la molestia de hacer un par de preguntillas vagas cada vez que se lo permite la ocasión? Cada vez que veo una motobomba me digo "si sigo a esa figura, seguro doy con una buena noticia" y me dan ganas de salir corriendo tras los bomberos. Ahora, indeferentemente de lo que dicen todas las peladas que se han pegado un bailoteo salsero conmigo, yo no puedo volar. Clark sí puede, pero el muy desgraciado no tiene ningún interés profesional.

Como descendiente directo el fundador del Círculo de Periodistas del Guayas, debo pedir que se haga algo para poner en evidencia el poco profesionalismo del compañero Kent. Hay que bajarle el salario, a ver si Superman se muere de Superhambre, la kryptonita del pueblo, cuando vaya a tratar de cobrar la seguridad social. Bastardo, así va a aprender a llevar la Nikkon con él y sacar un par de buenas fotos cuando se pasea salvando a la humanidad. A todo esto, ¿quién le cose los botones a Clark Kent? Porque el muy hijo de puta no se molesta en desabotonarse las camisas, parece que mamá Kent no le enseño al tartosín a sacarse las camisas como la gente. Eso sí, se nota que el pana vive del periodismo, porque si tuviera otra profesión, tuviera billete para arrancarse la ropa, como hago yo a lo Hulk Hogan cuando voy a hacer lucha libre en la cama.

1 comentario:

Vic dijo...

Il pompe sur les articles de Loïs Lane... Elle fait tout le boulot, et il lui pique à la dernière minute son papier, c'est tout. Du coup, ce qu'on ne sait pas, c'est que Loïs Lane fait la rubrique Courrier du Coeur...

Publicar un comentario