martes, 11 de septiembre de 2007

La Constituyente es un Circo

La Asamblea Constituyente, parezca mentira, busca re-hacer las leyes del país. Parece mentira, digo, porque según lo que he escuchado en las promociones radiales lo que se está proponiendo es más empleo, más salud, reducir precios, acabar con la corrupción, subir el fondo de seguridad social, cosas así. Aunque La Constitución puede, de cierta forma, asegurar atención a ciertos sectores como el de salud o educación, no se puede garantizar "cambios" sobre ese tipo de cosas a través de la carta magna. Peor aun que no suba el gas-- Como Gilmar i Lucio Gutiérrez parecen proponer cuando dice el Coronel que en su gobierno no subió el gas i que por eso se debería de votar por la 3, su lista. ¡Vota todo tres para que bajen los precios otra vez!

Quizás suene tonto, pero el Coronel Gutierrez no tiene la más mínima idea de lo que es la organización del estado. Parezca falso, pero haber sido modelo tampoco te garantiza conocimientos sobre el orden jurídico. Lamento confesarlo, pero haber perdido la pierna en un conflicto bélico no te da conocimiento sobre las libertades básicas del individuo. Que tu hija esté muerta desafortunadamente no tiene nada que ver con los fundamentos de la vida económica nacional. Hay un tipo de personas que estudian específicamente para este tipo de asuntos, son esos muchachos que en la universidad estudiaron jurisprudencia-- i ni así-- no crean que todos los abogados saben de derecho constitucional, pero así como no creo que Cecilia Niemes llame a su abogado a preguntarle qué zapatos combinan con qué vestido, no creo que ningún abogado la llame a ella para consultarle sobre el artículo 23 de la Constitución. (El de las libertades, tartosines).

En esto está el particularmente desagradable caso de el señor Fabara, quien insiste en recordarnos la suerte de su hija para demostrar que él luchará por la cadena perpetua-- señor Fabara: eso es para el Código Penal. Creo que es burdo apelar al voto por la muerte de una hija i asqueroso que en cada propaganda haya que ver el cementerio. Vamos a suponer que el señor Fabara quiere realmente ayudar al país con su presencia en Montecristi-- lo mejor sería apoyar a un candidato que algo conozca sobre las leyes penales i códigos civiles, mas no andar luciendo las desgracias casi como trofeos. ¿Es que acaso se vota por pena? Yo pienso votar candidatos que puedan demostrar sus glorias para engrandecerse, no sus desgracias para apenarme. Más allá de que la muerte de un niño siempre sea algo horrible o que hay un grave problema de violencia en las calles, usar eso para conseguir votos es llánamente asqueroso.

Hacer versos no es una habilidad que se necesitará en Montecristi. Contratar a un grupo para que cante, a ritmo de reguetón, sobre tus propuestas no grita "Madurez Política". Que tu candidato no sepa hablar correctamente i que diga "vota todo sesenta i sei" cada 35 minutos en cada estación radial del país no es exactamente atractivo para el voto- por lo menos para mí. "Gente como uno"-- el original eslogan de la lista 1-- es otro fracaso: el país no necesita a alguien como yo, necesita a alguien honesto, honrado i trabajador... No creo que un grupo de ciudadanos comunes i corrientes deban de tener la responsabilidad de hacer reformas legales. No creo, en general, que se un puñado de ignorantes, llámese también la mayoría de los que vivimos en Ecuador, deberíamos tener derecho a votar. ¿Sabe ud. qué tan grandes idiotas habremos en este país?

2 comentarios:

Autómata dijo...

maldita sea esto debería estar publicado en todos los medios nacionales... totalmente de acuerdo, y hasta risa da: en el cenepa yo perdi una pierna en la constituyente estoi dispuesto a perder la vida...(risa la situación no el caso del señor) o ese "por la vida, por el agua... queée cheeevere... jajaja ni hablar de modelos, presentadores y caso aparte alvarito...

Anónimo dijo...

de alvarito ni hablen... ya creo qeu me duele la cabez solo por ver su nombre escrito...

Publicar un comentario