miércoles, 30 de noviembre de 2011

Ars vacancia

Quito, 2007
Estoy de vacaciones en Quito. Así es, he decido que no quiero si quiera recibir oxígeno, y aquí me he. La última vez que vine a Quito, por cierto, fue para sacar mi visa de estudiante, y de eso son cuatro años de Madrid y todo lo que Madrid representa para mí. Un sinnúmero de caras, palabras y gestos que posiblemente definan lo que seré hasta el día que ya no sea.

Pero basta de cosas alegres, estoy de vacaciones. Siento que estas son mis primeras vacaciones en mucho, mucho tiempo, porque antes, cuando salía de vacaciones, era yo quien tenía que conducir, aparcar, buscar hotel, organizar, plantear rutas, seguirlas, establecer horarios y rutas eficaces. Ahora, nada de eso. Hoy me desperté al medio día y no voy a hacer mucho más que eso.

Las vacaciones, entonces, pueden ser dos cosas muy distintas según el número de obligaciones organizativas que tengas. Sin embargo, yo soy de los que prefiere organizar. Detesto que dispongan de mi tiempo, o salir sin mi coche, o tener que esperar. Quizás estas vacaciones sean, a fin de cuenta, no sólo un descanso de organizarlas, sino también un descanso de mí mismo y me obsesión por controlarlo todo. Sea como sea, Quito y sus 3000 metros de altura parecen ser el lugar adecuado.

2 comentarios:

So dijo...

2800 metros, y si no te ha molestado la corrección, vamos por una biela?

JL dijo...

Llámame, mi cel está en mi FB.

Publicar un comentario