lunes, 23 de mayo de 2011

¿Ah, se iba a acabar el mundo?

Aparentemente, el mundo tenía que haberse acabado ayer. Desgraciadamente, así no ha sido y aquí estamos, malgastando nuestras vidas leyendo esto. Eso del fin del mundo está un poco devaluado, honestamente. Ya me lo quisieron vender con el cometa Hale-Bop en el '97. De nuevo con el Y2K, pero, aparentemente, no pasó nada. Ahora, resulta que el día clave era ayer, pero el mundo ha determinado no acabarse todavía y yo ni me había enterado de aquella voluntad derrotista de la galaxia para el día de ayer.

El fin del mundo del 2012 es, hasta ahora, de los mejores publicitados. Sin bien hubieron varias pelis en las que la trama giraba alrededor del Y2K hace 12 años, 2012 tuvo su propia película, y eso ya es más digno. A todo esto, para los que, como yo, no lo tenemos tan claro, ayer se acababa el mundo porque Jesús volvía a venir. Yo no sé mucho de este tal Jesús, pero si cuando el llega la fiesta se acaba, no me parece que sea un tío muy enrollado...


Foto de Jack

No hay comentarios:

Publicar un comentario