domingo, 27 de marzo de 2011

Yo sí sé cómo tratar al público (parte 2 de 2)

En episodios anteriores: Un tipo me dice que soy racista y yo le intento explicar que no soy racista, sino que simplemente hay razas mejores que la de él. En realidad, no es eso.


Resumen del último comentario del muchacho: Soy hipócrita, racista, y poco-humilde. Encajo en la definición perfecta de racismo porque no discrimino a todos los colectivos, sólo a uno. Además, hay gitanos más acaudalados que yo porque viven en mejores apartamentos que el mío y que yo soy clasista.

Y fue entonces cuando yo respondí: "Me tiene sin cuidado tu asquerosa opinión y tu poco entendimiento de las cosas. No hablaba de todos los gitanos, so retrasado, supongo que habrá una gran cantidad de gitanos que vivan en un lugar más grande y lujoso que mi horrible apartamento de medio metro cuadrado. Pero la realidad inmediatamente observable en mi calle es la que ya he comentado, propagada por personas que incidentalmente son gitanos y por eso los señalo como personas a las que no voy a extrañar. La próxima vez que quieras lucir tu poco entendimiento de cómo funciona la RAE, hazlo con menos elipsis y tildando, subnormal, ¿que no te das cuenta de que estás intentando quedar como inteligente mientras escribes como cojudo? Por lo menos para escribir mensajitos internos de odio deberías tomarte la molestia de corregir las sandeces que escribes. A todo esto, ¡lindo intento de argumento te has jugado al intentar matizar que estoy motivando a la persecución con una lista personal de cosas que echaré en falta!"

Y fue entonces cuando me respondió: "no pretendia ofender, como creo que he hecho,prefiero no tildar a faltar el respeto como lo hace vos. Dicho esto, se tildar, no te preocupes, a mi no me preocupa lo mas minimo, y ir por aqui me parece un poco tonto....pero bueno....Te pido perdon sinceramente si te has sentido ofendido, no me apeteces seguir con tal chorrada, y mas porque no iba con intencion de faltar el respeto, mas bien simplemente dialogar sobre un tema un tanto polemico.no me considero lo suficiente inteligente como para hablar contigo, ni lo suficientemente humilde..... Dicho esto, no nos hemos entendido y punto. Recibes odio pormis correos, lo siento, ya estta, no nos hemos entendido. Tu eres mucho mas listo (escribes muy bien ademas, con todas las tildes en su sitio) y ya esta....no nos entendimos, no queia faltar el respeto. Ale que vaya bien, y visca el barça! A palabras necias odios sordos, haz lo mismo. no contestes por favor."

Y ahí fue cuando perdí los estribos, no porque nada de lo que dice tiene sentido, sino porque el pana se está metiendo con el barça, y eso para mi es sagrado. ¡Sagrado, os digo! Entonces, decidí dar lo que mi clase social llama el coup de grâce.

Y le respondí así: "No, lo siento yo, pero al acusarme públicamente de racismo usted incurre en un delito de injurias calumniosas, y si no recibo unas disculpas públicas tendré que proceder a cuidar mi propia imagen frente a una corte de ley. Mi labor como escritor depende de mi credibilidad, entre otras cosas, y lo que para usted puede ser mofa de un día es para mi el llevar el pan a mi mesa. Le recuerdo que en mi calidad de periodista profesional he trabajado con el Sr. Andrés Veiga, presidente de Aso. Romaní, y que a comienzo del año realicé un programa radiofónico sobre las expulsiones en Francia, lo que refleja mi gran aprecio por la comunidad gitana, nacional o internacional; además, tengo toda la discografía de Diego el Cigala.  Lo que puede llegar a percibir la comunidad roma de mi labor es crítico para mi persona profesional. Espero recibir para el fin del día de hoy, 22 de marzo de 2011, una carta de disculpas a mi correo electrónico en la que explicite que no ha tenido bases en ningún momento para acusarme públicamente de racismo. De no recibir las ya mencionadas disculpas, entenderé que su intención es la de calumniarme públicamente y tendré que proceder a protegerme por todas las vías en la que me son posibles."

¿Qué tal? ¿Hubiera o no hubiera hecho yo un buen abogado? ¿Y qué pasó? Pues se disculpó, el panita. Y en tiempo record. Y creo que para el límite de sus posibilidades, lo hizo bastante bien. ¿Que no me creéis?

"No se si lo envie a la direccion correcta.
Hola,
sinceramente creo haber pedido disculpas ya. Pero igual no de una manera concreta por el hecho de acusarte de racismo. Yo, que también he trabajado con el colectivo gitano me siento muy sensibilizado con el tema, y es simplemente por eso salte con el tema donde no debía. Fruto de una mala interpretación de tu escrito te pido disculpas, si bien es cierto que en primera impresion si que me parecio racista, despues de tu aclaración te he de pedir disculpas, porque me precipite al comentarlo de manera publica.
Una vez dicho esto, siento de veras que te pueda haber afectado, tampoco estoy muy contento con tu ultimo email, el cual también podría sentirme molesto supongo. Únicamente pedirte disculpas, no por ser periodista ni por qué lo lleves por cualquier vía ni nada de eso, sino porque mi manera de proceder no fue la correcta. Excusarme por que toda generalización con razas me parece mala, pero una vez aclarado el tema, por mi parte todo dicho.
Simplemente disculpas, espero que las aceptes.
(Esto no lo hago por miedo a nada ni por que quieras ser periodista, simplemente
lo hago porque creo que me he equivocado)"

¡Ja! ¡Eso fue divertido, pero a la vez pedagógico! Inesperado, pero al mismo tiempo clásico. Gracioso, pero no sin sus lágrimas. Yo sólo espero que se repita, porque si hay una cosa de la que todos disfrutamos, es de una buena puteada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario