miércoles, 13 de octubre de 2010

Sobre los mineros

Foto de Rafaél Olea
Ya sé que trabajo no tomar si no quiero que mi esposa se entere sobre mi amante. Mientras escribo esto, Pedro Cortéz, el minero 31, está subiendo. 69 días atrapados... Hablemos de una oportunidad para mejorar la técnica en el ajedrez. La BBC ha cubierto las casi 22 horas que lleva la operación rescate y admito haberla visto, emocionado, casi completa.

Cómo es la voluntad del hombre y qué fuerte es la tela que hilvana la esperanza. Y no es que me esté quejando, pero, ¿vieron el tamaño de la cápsula de supervivencia del Fénix? Te hace pensar en perder peso urgentemente, ¿no? Y pasar de estar en un espacio tan confinado para luego abordarla... estamos hablando de personas que no temen a nada. Acaba de salir Cortéz. ¡Qué estilo, esas gafas!

La empresa californiana que donó esas gafas se está haciendo una gran publicidad, y nadie aprecia tanto una buena donación como yo, pero ¿no tenían otro modelo? Porque empiezo a dudar si del Fénix salen mineros o si es en realidad Terminator.

Cada minero tiene una historia, pero me quedo con dos: La del minero que sobrevivió al terremoto y, buscando trabajo, terminó 620 metros bajo tierra. Para este hombre, todo lo que le suceda a futuro va a ser una buena noticia. ¿Y la del minero que sobrevivió casi dos semanas en un container intentando llegar en un carguero a Alemania? ¿No es esa la mejor persona para tener como acompañante en una situación como esta? ¿MacGyver?

Ahora el Fénix está por llegar, otra vez, a la mina. Yo me quedo sintonizándolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario