martes, 16 de marzo de 2010

No es ni hombre ni mujer, sino neutro

¿A dónde vamos a parar? ¿A dónde vamos a seguir? Según una noticia que probablemente será desmentida, un individuo ha sido declarado como "neutro" para la ley australiana; Norrie May-Welby, como se llama la persona, no es, según las autoridades, ni hombre ni mujer.

¿Qué autoridades? ¿Las mismas que prohibieron silbar bajo el agua? Porque el planteamiento logístico que esta cuestión supone es complicado. ¿A qué baño va? ¿Cuál salario cobra? Cuando en un juego se hacen equipos de hombres contra mujeres, ¿a cuál se va? ¿Se tiene que peinar mal o bien? ¿Cómo debe conducir? ¿Mal? ¿Bien? Si se quiere meter a cura, ¿puede alternar con monja los día impares? ¿Qué ropa interior compra?  ¿Cómo se le dirige una carta? ¿Se le compra la Barbie bélica? ¿Se le puede pegar sin que sea violencia de género? ¿Entra antes o después que las damas?

Si está en un barco que se hunde, ¿se va con el grupo de mujeres y niños? ¿Cuánto se le cobra en la peluquería? ¿Qué se pone para ir a una boda? ¿Cómo se lo corona si no puede ser ni rey ni reina? ¿Invita o le invitan en los bares? ¿Le molesta o le gusta irse a los antros de mala muerte? ¿Qué hace cuando tiene que cambiar una rueda? ¿Qué se pone para ir a la playa? Si se hace actor, ¿qué premio le dan? ¿Mejor actor neutro de reparto? Si lucha por la custodia de sus hijos, ¿reclama como padre o como madre? ¿Qué casilla llena en el censo? ¿Se hace vocero de los movimientos radicales de igualdad o es excluido por estos?

Compendio de noticias de GoogleNews
Foto de kk+

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Asumo que usará el sexo que le convenga, según las circunstancias (aunque si revisas tus preguntas, PARECERIA que en este mundo es mejor ser mujer que hombre).

Sobre el Oscar . . . "si no puedes ser el primero en un nicho, crea uno nuevo".

Fátima Quishpe

Jorge Luis Pérez dijo...

Eso no es justo, porque no se puede ir por la vida saltando de género en género según convenga. Y puede que te parezca a ti que ser hombre es mejor a partir de lo que he escrito, pero a mi me encantaría que me inviten a una copa.

Fátima dijo...

Snif, snif.

Me has conmovido.

Cuando vaya a España, te juro que te invitaré a una copa.

Buaaaaaaaaa!!!!!!!

Jorge Luis Pérez dijo...

Lo prometido es deuda! Y después de años de rayar a los que no cumplen, cuidado!

Publicar un comentario