martes, 2 de marzo de 2010

¿Hay que cambiar el diseño del hot dog?

Hace unos días la asociación estadounidense de pediatría publicó que la salchicha que se usa para el perrito caliente -hot dog- propone en su forma cilíndrica el instrumento perfecto para bloquear la vía respiratoria de un niño y ahogarlo, por lo que llaman a cambiar su forma asesina a una menos letal. Un grupo de una compañía de alimentos ha sacado en respuesta unas opciones para el nuevo diseño de la salchicha-- su propuesta creativa no tiene desperdicio.

En el siglo XIX la población humana no llegaba a los mil millones. Desde ese entonces hasta ahora nuestra especie se ha multiplicado por 7 gracias a ciertos avances científicos en la revolución industrial que han permitido que la humanidad crezca. Los números demográficos muestran que la tasa de crecimiento de la población es de 1.1%-- no el mayor histórico, mas una cifra elevada que refleja indirectamente cómo el progreso en los campos de la agricultura y la medicina han impactado en la sobrepoblación del planeta.

Antes, en las buenas épocas, la selección natural tenía más mano en quién llegaba a la edad de pasar a su herencia genética a otra generación. Hoy por hoy, cualquier persona pseudo-competente puede triunfar ante Darwin. No es por malo, pero algún control había que ponerle a este crecimiento. Llamémosle hot dog. Si no entiendes el milenario concepto de masticar, quizás no merezcas tener descendencia. Después de todo, masticar no es exactamente una ciencia difícil como leer o escribir-- más bien parece un reflejo instintivo que cualquier ser que aspire a comer más de una vez en la vida debería perfeccionar. ¿Cuánta gente está por ahí derramando su semilla sin realmente merecerlo? Sólo el hot dog lo sabe, y está aquí para detenerlos.

Compendio de noticias de GoogleNews
Foto vista en PopSci.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario