viernes, 27 de noviembre de 2009

El ajo sube de precio en China

The Independent del Reino Unido publica hoy que hay que olvidarse del oro y de la plata pues la inversión del futuro es el ajo. En China, donde se produce tres veces más ajo que en el resto del mundo, el precio de esta olorosa hortaliza se ha multiplicado por 15. Aunque no hay una explicación clara para este suceso, parece que se debe a que se supone que el diente de ajo ayuda a prevenir la gripe porcina.

Así que a intercambiar las joyas por ajos. Supongo que, como suele suceder con los malos olores, nos acostumbraremos-- y los llevarlos como pendientes, dijes y anillos. En el peor de los casos, reduciremos los ataques de vampiros a su mínimo histórico. A todo esto, ¿por qué se le dice diente de ajo al pedazo de cabeza de ajo rebanado? Nunca he visto una de estas plantitas, pero creo que si fueran dentadas como las de El ataque de los tomates asesinos ya me hubiera enterado. En todo caso, ¿por qué no decirle oreja de ajo?

¿Y qué propiedad del ajo es la que hace que a los vampiros no les guste este alióideo? ¿O es que simplemente no les gusta el mal aliento? Claro, asumo que es la mínima cortesía lavarse la boca antes de que un vampiro te chupe cuatro pintas desde la yugular, digo, no. A todo esto, ya que estamos en el tema de los vampiros, siempre me molestó que en las películas de estos bichos ellos tengan un problema vengativo y terminal con un humano. ¿No saben estos individuos que el humano se va a morir de todos modos y que él como vampiro es inmortal? ¿Por qué no coge y dice "Sí, Van Helsing, me molestas mucho. Pero creo que lo que voy a hacer es desaparecerme a las Bahamas por los próximos 90 años."

No hay comentarios:

Publicar un comentario