sábado, 6 de junio de 2009

Todo hombre necesita a una mujer

Sí, suena claro, pero somos muchos los idiotas que creemos que nos irá mejor solos. I luego de un par de semanas en soledad lo que tenemos es un poco de cajas vacías de pizza i una caterva de vasos vacíos. Es que somos idiotas i no creemos en las canciones de desamor de la radio. Pero todo hombre necesita una mujer-- sino ¿cómo subsistir? Es mi teoría que todos los hombres nos alejamos de nuestra madre porque nos da mucho la lata, es decir, con todo respeto, que la madre nos jode mucho.

Pero, ¿qué hacemos los hombres cuando podemos? Unos pocos dirán que van por ahí, de cama en cama, i que lo viven bien así. Los más coherentes de nosotros buscamos una suerte de madre que nos diga qué está bien i qué está mal para atenernos a ello. Respaldo mi teoría en que, por más panas que he tenido que se jactan de sus conquistas, todos, a fin de cuentas, desean una mujer que los aguante. Una man que les diga que se coman las verduras; una mujer que te diga "limpia un poco, que vives como un cerdo".

I lo que sucede es que los hombres, si nos dejan solos, vivimos como aquellos cerdos que ellas nombran. No sólo pasamos de las tres comidas al día que nos imponen a creer que con una basta y que sólo nos hace falta desayunar para subsistir-- nuestra vida se convierte en una especie de jungla en la que no sobrevive el más fuerte, sino el que mejor acompañado está. Los hombres no podemos vivir solos, necesitamos a una mujer.

Ahora, las mujeres tampoco son perfectas. ¡Qué buenas son cuando las conoces! Te aguantan todo; te dicen que tus hábitos masculinos de cerdo son atractivos, que por eso les gustas. ¡Cuánta patraña! Dales media hora y van a imponer la decencia sobre tu moral. I eso, sanitariamente, no está mal; pero sucede que la man que era tu cómplice i amiga de repente se convierte en tu novia... I los hombres, digo yo, no queremos solamente una novia-- queremos una amiga, una compañera, una versión tuya pero mejor... I cuando tu novia deja de ser tu amiga es mejor volver a ser el infeliz que ya eras; nadie, pues, quiere una novia-- lo que queremos es una buena cómplice.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Más que un cómplice todos queremos una víctima.
(Risas), muy bonita manera de pensar caballero.

Publicar un comentario