jueves, 26 de marzo de 2009

De cómo afectó mi vida el Liquid Paper

Yo de chiquito era pilas, pero luego esnifé liquid paper i ahora me va mal. En serio, de pelado la gente decía "qué inteligente que es, cómo conversa"; ahora la única persona que cree que voy a triunfar es mi abuelita. No sé que pasó. Es que también tengo mala memoria. Por ejemplo, una vez, volviendo de una bieliza, como a las cinco de la mañana, le pelé gavor a un pana para ir al Malek i el acolitador dijo "bueno", pero cuando fuimos el primo ya estaba cerrando. Yo me cabrié i le tiré una botella, i mi pana, asustado, arrancó. Al día siguiente fui al mismo Malek i Mohammed me dijo algo así como "primo, qué pasó ayer" i yo le conté que habíamos salido al Cacao i que todo bien, pero vi que él me miraba raro; así que llamé a José a preguntarle qué había pasado anoche i me dijo que le había encamado huevadas al libanés i que le tiré algo. Me dio mucha vergüenza, pero ya me había ido, con mis shawarmas, a comer a casa. Nunca más tuve cara de volver.

El lunes pasado me cambié de casa i estoy impactado por la cantidad de tonterías que he ido acumulando en esta vida. Fueron más de cuarenta cajas las que tuve que hacer, i eso es bastante. Yo recuerdo que cuando vivía en La Rochelle sólo tenía un escritorio, un armario, una cama, una compu sin internet (ergo un cd player), i mis cosas para bañarme, i viví bien ahí. Sólo veía tele para la F1 i de vez en cuando caía al cyber para ver el correo. ¿Qué pasó con esa avida tan simple? Casi un año después, cuando dejé la ville, sólo armé una maleta, i la mitad de las cosas que llevaba eran libros. Ahora compro libros i ni los leo todos, sólo los chiquitos. Antes salía al parque con la guitarra i hacíamos pique-nique i conversábamos-- ahora ni cojo la guitarra ni como afuera. Por supuesto, en esta época tenía una bici i con ella iba al cole i a la Guignette i a la playa. Ahora no tengo bici i no voy a la playita: tengo un carro i voy contaminando a todos lados. Me hace falta ver el mar. El otro día estaba leyendo las cosas de Larry David i decía algo de eso de ir a la playa. El man escribía que él va a la playa i entiende inmediatamente que el piquete es el mar, lo que le aburre, porque ve el mar i ya está. Por eso, le molestaba la gente que, como yo, puede ver las olas durante olas. "Me cabrea porque creo que ellos pillan algo que yo no comprendo". No sé qué es, pero yo aún no lo he pillado i quiero seguir viendo el mar. Quisiera no entenderlo nunca.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces tus post me alegran el día :)

Anónimo dijo...

La semana pasada estuve en La Rochelle. Me parece fantástico que hayas vivido ahí, qué suerte.
(P.S.: A mí también me has alegrado el día)

Publicar un comentario