viernes, 19 de diciembre de 2008

Murió Garganta Profunda

Murió atorada, mas nos queda de consuelo que vivió una vida fluida el la que el aire de la grandeza siempre le sopló las velas, i aunque no me alcanza la bocanada para pronunciar todos los elogios que se merece, pues se me ahogan las ideas i siento que la pena me asfixia, sé que la única forma de sacarse el congestionado peso del pecho es recordándola, a ella i a su obra, dándole unas palmaditas a la espalda de su creación, que se la recuerde bien i que nadie tosa cuando se la nombre.

Adiós, Gabi, debí hacerte caso. Espero que tu familia me perdone.

No hay comentarios:

Publicar un comentario