jueves, 16 de octubre de 2008

Debate McBama

John McCain acaba de ganar, por primera vez en su vida, una contienda bélica. No le sirve de nada, pues los números de McCain hacen que el IBEX 35 se sonroje. Obama va a ganar el voto popular i eso está, a menos que se descubra que es el hijo bastardo de Bin Laden, escrito en piedra. Cómo ganará Obama, esa es la cuestión: probablemente el senador de Illinois pierda Ohio i Florida pero gane en todo los estados Kerry. Los demócratas se verán con 51 sillas en el parlamento, como mínimo, i juntos serán estrellas de rock i harán giras floripondiacas por el oriente medio.

Cada vez que un periodista hace una crónica sobre cualquier debate i crea una metáfora pugilística, un ángel pierde sus alas. Lo que deberá estar de moda son titulares como "Un negro en la Casa Blanca: Se cumple el sueño de Lincoln". Pero bueno, gambeteemos la figura literaria obvia i lanzémonos con una original como el pecado: McCain tuvo una buena salida, a pesar de haber estado ubicado muy atrás en la grilla de partida, escaló posiciones i se mantuvo claramente en el liderato durante las primeras vueltas. Obama, el primer piloto del equipo demócrata, hizo una carrera límpia con la calculadora en mano, pues sabía que aún llegando tercero seguiría siendo el número uno.

McCain perdió varios segundos i llegó a la meta después de un par de sustos con el motor, pero consiguió una victoria que no le va a ayudar de nada más que en lo moral. El plan del equipo republicano era sencillo, sabían qué temas tocar i planificaron las paradas en boxes acórdemente. El segundo lugar se lo llevó, a la sorpresa de todos, Joe el Plomero, quien ocupó el protagonismo durante buena parte de la carrera i se consolidó como el verdadero máverick de la competencia. Se prevé que corra con Ron Paul como compañero de equipo para el campeonato de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario