martes, 28 de octubre de 2008

Día negro



Lunes negro en la bolsa, martes negro en la bolsa miércoles negro en la bolsa... ¿Y si es para la meteorología? Martes de lluvia, martes negro. ¿Convalidación total de los motores en la Fórmula 1? Año negro para Ferrari. ¿Nadal no llegó a la final? Día negro en la historia del tenis. ¿Obama gana las elecciones?

Hay expresiones que no hay que usarlas como a Théophile Gautier le hubiera gustado, por el simple placer de usarlas. De hecho, hasta existe un parnasus de "palabras prohibidas" para la prensa, en inglés, por supuesto, que es actualizada cada año para evitar el abuso de construcciones hechas. La compilación la publica la universidad Lake Superior State como "lista de palabras desterradas del Inglés de la Reina por mala utilización, sobre-utilización e inutilidad."

Entre las frases estrenadas este año está "viernes negro" y se menciona al resucitado "martes negro", el día en el que la economía quebró la banca. En España el negro es el nuevo mal, y cada día los redactores de los medios consiguen lucir su originalidad titulando cualquier acontecimiento malo de una forma que hace justicia a la noticia en sí: de mala manera.

Fue apropiado recurrir a “martes negro” cuando las bolsas cayeron, a pesar de que sucedió un lunes, porque tomaba un recuerdo del imaginario y lo devolvía a la luz. Cuando la bolsa volvió a caer, ya debieron haber pensando en algo distinto. “Lunes zaíno” es una buena propuesta, si se toma en cuenta el ambiente, y no incordiará a los maravillosos redactores pues esta no se aleja de la cromática que tanto les gusta Quizás con un poco de cambio dejen de ser verdes y no se queden en blanco.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

si por eso volviste al fondo de pantalla claro, bien me parece.

Jorge Luis Pérez dijo...

No, volví porque ganó democráticamente el oscuro, i yo soy correista.

Publicar un comentario