martes, 15 de abril de 2008

El Tigre, de William Blake


¡Tigre! ¡Tigre! Quemándote brillantemente
en los bosques nocturnos
¿Qué inmortal mano u ojo
pudo enmarcar tu temible simetría?

¿En qué distante profundidad o cielo
ardió el fuego de tus ojos?
¿En qué alas osó Él especular?
¿Qué de la mano que se atrevió al fuego capturar?

¿I qué del hombro, i qué del arte
que pudo retorcer los tendones de tu corazón?
I cuando tu corazón empezó a latir
¿A qué temió la mano? ¿I a qué temieron los pies?

¿Qué del martillo? ¿Qué de la cadena?
¿En qué horno estuvo tu cerebro?
¿I qué del yunque? ¿Qué horrible tensión
osó apretar su mortal terror?

Cuando los cielos arrojaron sus lanzas,
i regaron al cielo con sus lágrimas
¿Sonrió al su obra ver?
¿Aquél que hizo al Cordero te hizo a ti?

¡Tigre! ¡Tigre! Quemándote brillantemente
en lo bosques nocturnos
¿Qué inmortal mano u ojo
osó enmarcar tu temible simetría?

- William Blake

1 comentario:

Anónimo dijo...

me gusta este poema tambien, pero lo leí en inglés y mandarín. todavía mi español no es bastante bién para poemas :p

Ang
http://honantong.spaces.live.com/

Publicar un comentario