lunes, 9 de julio de 2007

El Tigre, William Blake


El Tigre

¡Tigre! ¡Tigre! Quemándote brillantemente
En los bosques de la noche
¿Qué inmortal mano u ojo
Pudo tu temible simetría enmarcar ?

¿En qué distantes profundidades o cielos
Quemó el fuego de tus ojos?
¿Con qué alas osó él lucubrar?
¿Qué de la mano que osó el fuego capturar ?

¿I qué hombro, i qué arte
Pudo doblegar los tendones de tu corazón?
I cuando tu corazón comenzó a latir,
¿A qué temió la mano? ¿I a qué temieron los pies?

¿Qué Martillo? ¿Qué Cadena?
¿En qué horno estuvo tu cerebro?
¿Qué yunque? ¿Qué terrible influencia
Osa sus mortales terrores tomar?

Cuando las estrellas acometieron sus lanzas
i regaron al cielo con sus lágrimas
¿Sonrió al su obra ver?
¿Aquel que hizo al Cordero te creó a ti?

¡Tigre! ¡Tigre! Quemándote brillantemente
En los bosques de la noche
¿Qué inmortal mano u ojo
Osó enmarcar tu temible simetría?

- William Blake

Inconforme con todas las otras traducciones, hice esta para un trabajo- el año pasado.

5 comentarios:

FEFI dijo...

cabe (como siempre como se debe en poesía) maravilloso!
sl2,
fer

Lyla Bokà dijo...

noooo... las traducciones de la poesía sólo son bellas en otro tipo de lenguaje poético... tiene que haber un dominio sublime del otro idioma para que produzca las mismas imágenes...
Las barreras, las barreras de la lengua que desabren el gusto...

Mónica dijo...

Me encanta ese poema de Blake, también un poema de Borges llamado "El otro tigre"

Anónimo dijo...

En que horno estuvo TU cerebro para traducir semejante atrocidad...

Diana dijo...

Ay ese poema me trae un recuerdo hermosisimo...

Publicar un comentario