miércoles, 7 de junio de 2006

Balocracia*

No sé si en este país hay alguna ley que impida que alguien tan joven como yo sea elegible para ser presidente. De no ser así, he aquí mi plataforma política: La Balocracia.

Como su nombre lo explica la filosofía de la Balocracia es simple: meterle bala a todos los corruptos hasta que suceda una de dos cosas: Que ya no quede nadie para manejar el país ó hasta que sólo quede el grupo correcto de gobernadores; de cualquier forma, el país seguro mejorará.

El futuro presidente del Congreso

Vivimos en condiciones extremas. Condiciones extremas requieren de medidas extremas. Yo propongo medidas extremas. Yo propongo lo que el país necesita. I bueno, ¿qué medidas extremas propongo?, se preguntará ud. A lo que yo responderé: "En mi primer día de gestión citaré al Congreso con el supuesto tema de 'subirnos el salario salvará al país'; esto me garantizará la presencia de todos, creo. Una vez ahí reunidos aplicaré la 'balocracia', repartiéndole bala a todos los presentes. Después de haber hecho esto volveré a hacer lo que ya se hizo hace poco: elegir legisladores basándome en trayectoria académica. De ley que después de hacer esto los grupos de "derechos humanos" se cabrean i mandan algún mensaje; a ellos les diré que los invito a vivir aquí un año i después de ese periodo de tiempo les preguntaré que si estoy ó no haciendo lo necesario. Ellos estarán de acuerdo."
Pasaré los primeros tres meses de mi gestión repartiendo b
ala a diestra i siniestra-- repartiéndosela a todos aquellos que en mi criterio apañen el crecimiento de el país. Después de estos tres meses de repartir bala me tomaré unas merecidas vacaciones de tres años i medio. La historia me recordará como el presidente que más hizo por la patria i mi frase "La bala entra porque entra" hará desaparecer a aquella de García Moreno de eso de 'la letra'.

A todo esto, estaba pensando en llevar a todos los presos a que caven un hueco i luego se entierren en él, pero creo que el problema en hacer esto sería que la mitad de la gente enterrada será gente inocente... I yo no quiero ganarme el título de tirano- eso no sería justo.


Mi Vicepresidente.

*No confundir con "Falocracia".

2 comentarios:

Kernel dijo...

Felicitaciones, Balócrata!!!

Hasta que alguien usa la cabeza! Hace rato que este país necesita mano dura y alguien que ponga las cosas en orden.

Dónde me afilio?

Eljosebo dijo...

No pensé que necesitaría traducción para entender: porqué Paquito es un tonto

Pero resultó tan fino que me convenciste

Publicar un comentario